Publi Flash

PERFUMES: ¿CÓMO REPRESENTAR EL OLOR?

ImagenEl mundo de los perfumes remite al de la seducción, pero ¿cómo se representa este mundo? La mirada directa al espectador es una opción habitual, pero ¿y si nos fijamos en el cuerpo de las mujeres y lo que las recubre?

La conexión entre los perfumes y la seducción parece obvia. Mujeres y hombres utilizan el perfume como un instrumento de seducción, es decir, para desviar la atención de otra persona. Gracias al perfume la mirada del otro es interceptada y cautivada. Esa es una representación clásica que todos tenemos en mente cuando intentamos imaginarnos la naturaleza olorosa de un perfume. Porque si uno lo piensa, ¿qué difícil debe ser representar algo tan inefable como el olor, verdad? El olor, entonces, se asocia a la seducción y, a través de ella, a su representación clásica: la mirada. Proponemos un ejercicio, centrándonos en los perfumes femeninos…

Imagen

Si usted observa las imágenes con atención descubrirá que lo que está en juego es algo más que la mirada: es el cuerpo de la mujer. La mirada capta la atención del hombre (no solo del hombre, pero fundamentalmente del hombre) y parece que, al hacerlo, la mujer quedara expuesta, muchas veces prácticamente desnuda.

Aquí es donde pensamos que interviene la otra función del perfume. El perfume es capaz de atraer la mirada del hombre, pero también de proteger el cuerpo de la mujer de esa mirada. En definitiva: el perfume es también ropa y abrigo. No necesariamente en metáforas explícitas, pero siempre bajo distintas formas que remiten al motivo de la protección del cuerpo. ¿No parece lógico entonces que una gran cantidad de perfumes sean fabricados por firmas de ropa? Veamos algunos spots donde la  publicidad apela más directamente a esta función de “abrigo”.

En el spot clásico de J´adore (Dior) el perfume se asimila a una bañera de oro líquido que cubre el cuerpo de la modelo.

Diesel presenta una variación del tema de la piel con Tatoo, donde el perfume está representado tanto por el tatuaje de la modelo como por las gasas de ropa que la cubren.

En las versiones más recientes de J´adore, una pasarela suplanta directamente a la bañera de oro líquido.

 Y Elie Saab alude directamente a la relación entre el perfume y las gasas que cubren el cuerpo de la mujer, creando una atmósfera aérea a su alrededor.

Un último y muy hermoso ejemplo: la propuesta de Channel nº5:

Pensemos en lo siguiente: ¿Por qué utilizamos pijama para dormir? Parece como si algo casi instintivo nos obligara a colocarnos algún elemento de abrigo, porque de lo contrario nos sentimos vulnerables incluso bajo las sábanas. Esa vulnerabilidad es la que el perfume resuelve. La fragancia de un perfume satisface una necesidad atávica de protección del cuerpo… Especialmente si la mirada de un hombre está cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s